IDEA en esta etapa aparece la posibilidad de realizar un proyecto, la productora o productor detecta un “problema” ya sea porque se presenta una necesidad económica espontánea o porque la estructura familiar fue modificando. Allí comienza el camino de comprender el proceso del emprendimiento y si validar su puesta en valor. 

 

CONSOLIDACIÓN una vez definida la idea, el producto o línea de productos; la emprendedora o emprendedor iniciaría el proceso que confirmará si su producto es monetizable y definirá su mercado objetivo. 

 

EXPANSIÓN una vez realizado el plan de negocio y consolidada la imagen de marca, inicia el proceso de expansión. A través de las actividades de articulación tanto entre emprendedores y como con empresas u ecosistemas vecinos, promovemos el crecimiento conjunto e individual de cada proyecto.  

 

Estimulamos la demanda de los productos locales presentando la oferta actual y generando medidas económicas que fomenten el consumo interno entre las pequeñas y las grandes empresas.